Hablemos de ecoladrillos: ¿Es reciclable el plástico de este envoltorio de fideos?

Post 1/2 sobre Ecoladrillos. Porque hay mucho que decir (!!)
Pero antes de hablar del “ladrillo”, hablemos del residuo que los “rellena”: los envoltorios de plástico flexible.

Son los de las galletitas, los fideos, el alfajor, la yerba, el azúcar. Esos que quizás por no ser rígidos y no ocupar tanto volumen, no parecen tan problemáticos. Esos que cumplen un excelente rol en conservar los alimentos. Sí, esos que es tan difícil evitar porque SIEMPRE hay algo que viene con una mini bolsita, en paquete, en film. Estos envoltorios NO son reciclables.

A ver. Hablamos tanto de “reciclar” que la palabra un poco perdió sentido. Parece que convertir una botella en una campera de polar hecha con PET es reciclar, y no. Le decimos “reciclar” pero eso no es reciclar.

Re-ciclar implica un ciclo, como el ciclo del agua o el ciclo del compost, es un circulo cerrado, perfecto. “Empieza” donde “termina”, “termina” donde “empieza”. En realidad como es un ciclo no hay un principio y un fin (algo muy de la mentalidad lineal). Está todo conectado y todo es parte de todo. Así funciona la naturaleza.

El “reciclado” del plástico nunca es un ciclo. Nunca un producto de plástico va a reciclarse 100% en el mismo producto. El material de una botella PET (1) no va a ser 100% otra botella PET (2). En el mejor de los casos va a usarse un % el PET de la botella 1 en una botella 2, y el otro % otro producto, aunque tampoco sería el 100% porque en el medio, seguro se perdió algo del material.

Muchos de estos envoltorios son sólo plástico. Algunos quizás hasta dicen qué tipo de plástico son (hay que buscar el ♻️ con el número). Pero por lo general o son una mezcla de plásticos, o son una mezcla de materiales (combinados con papel y/o aluminio).

Quizás algunos son polipropileno #5, que es reciclable, pero… en este formato de envoltorio flexible no siempre se va a reciclar. Para estar seguros deberíamos preguntar y confirmar con la cooperativa o empresa que hace la clasificación y venta de los materiales reciclables a la que le hacemos llegar nuestros residuos.

Para que algo sea efectivamente reciclado, necesita una industria que lo compre y lo valore como materia prima

¿La cooperativa tiene un comprador para ese material? Las industrias necesitan grandes cantidades de un material uniforme, así que habría que recolectar y acopiar varios cientos de toneladas del cada tipo de paquete de fideos/golosina. Como nos podemos imaginar, hacer esto es muchísimo más complicado que simplemente separar botellas (que también hay que clasificarlas por color).

Por eso, porque la logística para que sean efectiamente reciclados es TAN complicada, estos envoltorios mixtos pasan a ser residuos no reciclables, especialmente en nuestro país, donde la industria del reciclado no está demasiado desarrollada.

Ahora. Si los guardamos durante un buen tiempo para estudiar y enfrentar y conocer nuestra basura (y nuestros hábitos) vamos a ver que probablemente, en su mayoría, nuestros paquetes flexibles son contenedores de alimentos ultraprocesados.

Lo mejor que podríamos hacer es cuestionar, no sólo el material que los envuelve, sino también nuestra dieta ¿Cuáles de estos alimentos ultraprocesados podríamos prescindir y reemplazar por alimentos más “originales”? Por ejemplo, un queso rallado viene en un paquete mixto de plástico y metal. Es fácilmente reemplazable por un trozo de queso duro que rayamos en el momento que lo querramos consumir. Las golosinas son un punto más difícil, porque reemplazarlas implica cocinar más, y aunque todos sabemos que es lo mejor, no siempre se puede cocinar todo, todo el tiempo… pero ¿Podemos intentar reducir la frecuencia y la cantidad? ¿Podemos buscar otras alternativas de snacks más naturales?

Termino el primer post de la serie de ecoladrillos sin hablar de ecoladrillos. Genia. Pero me gusta empezar por los problemas antes de hablar de soluciones, para entenderlos.

El ecoladrillo quiere ser una respuesta a estos envoltorios no reciclables que SON un problema. Pero la mejor solución a algo malo siempre es reducir su existencia, no paliar sus concecuencias. No es mejor limpiar, es mejor no ensuciar.

Personalmente genero todavía mucha de esta basura no reciclable. Mis envoltorios a veces son inevitables, pero a veces son caprichos, a veces son falta de planificación. Algunos los puedo reducir, otros no, otros debo decir que no lo quiero hacer.

Meterlo en una botella al final del día para mi no es una solución, es simplemente la menos peor de las cosas que puedo hacer. Pero sé que lo que debería hacer, en la mayoría de los casos, es evitar consumir lo que vino adentro.

¿Cuánto de tu basura son estos envoltorios flexibles? ¿Cuántos son de ultraprocesados? ¿Crees que podrías reducir el consumo de este tipo de alimentos? Recomiendo mucho, por si todavía alguien no conoce, los libros de Soledad Barruti, especialmente Malaleche, que habla de este tema en profundidad.

Aquí la parte 2 sobre ecoladrillos y botellas de amor

6 Replies to “Hablemos de ecoladrillos: ¿Es reciclable el plástico de este envoltorio de fideos?

  1. Felicitaciones por tan noble labor quisiera saber en qué otras ciudades diferentes de las ciudades principales hay presencia de la fundación para hacer llegar los envases botellas de amor. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *