No necesitamos hisopos -ni nada- para limpiar nuestros oídos

Esta imagen la tomó @justinhofman
¡Chau hisopos!

Estuvimos hablando de hisopos, otra vez, así que aunque ya lo dije antes, repito post para que no queden dudas. Bah, la única duda que me queda a mi después de todo es ¿Por qué se instalaron “para limpiar los oídos” y por qué los usamos así? Todavía me sigue sorprendiendo cómo se instala tanto una idea en la cultura popular, cuando está tan equivocada.

El hisopo originalmente se invento para higiene de bebés. Pero hoy la mayoría de la gente los usa para limpiar y sacar la cera de la oreja. ¡Error!

Si bien los hisopos pueden ser útiles para limpiar una herida chica, corregir maquillaje o limpiar objetos en detalle, lo cierto es que NO los necesitamos para limpiar las orejas.

La cera no es suciedad, aunque en algún momento nos hayan hecho creer que sí. Está donde está con una función de auto-limpieza, protección, lubricación y es antibacteriana. El uso de hisopos para limpiar la oreja está desrecomendado por profesionales y organizaciones médicas.
El “exceso” normalmente no es problemático, sólo en casos donde se acumula bastante la limpieza la tiene que hacer un profesional y nunca será metiendo ningún elemento adentro del canal. Nunca.

Cómo con tantas cosas, nuestro cuerpo sabe más que el marketing, y no necesitamos comprar NADA especial para sacar la cera que queda en el exterior del oído. Podemos limpiarnos en la ducha, aprovechando que la cera se ablanda, o usar un poco de papel higiénico envuelto sobre el dedo o la toalla, eso sería suficiente para secar y limpiar.

Dedo + papel. La alternativa que elijo para secar y quitar el excedente de cera de la parte exterior.

Muchas cosas no son malas en sí mismas pero se usan mal. NUNCA hay que meter nada en el oído, ni empujar. La limpieza debe ser sólo superficial. Por el riesgo de acumulación de cera y de perforar el tímpano es que los otorrinos desrecomiendan usar cualquier elemento para limpiar el oido. Repitamos: “La cera no es suciedad”

Aún así mucha gente usa invisibles u otros objetos para raspar la cera. Una opción un poco más elegante, lavable y biodegradable son los oriculi de bambú. Pero de nuevo, es algo que no recomendado por profesionales, y hay que tener cuidado. Teniendo la información queda en cada uno qué elige usar. Con responsabilidad.

Se consiguen en los locales chinos, son una alternativa lavable para usar con cuidado.
Los profesionales no recomiendan meter nada.

Desde el punto de vista del residuo, los hisopos son de un sólo uso, como pasa con muchas cosas de higiene, y eso tiene algo de sentido. Pero los palitos de plástico aunque separemos el algodón, NO son reciclables. Así que no sirve juntarlos en la bolsa de reciclables.Como contaba en otro post, no todo lo que es “reciclable” se puede recicla. Porque son muy chicos y porque no sabemos qué tipo de plástico es, así que al llegar a un centro de clasificación lo más probable es que se descarte, es basura.

Si ya tenemos y los usamos para limpar diferentes cosas (no orejas) lo que sí podemos hacer con los palitos son algodón es meterlos en la #ecobotella para @llenaunabotelladeamorArgentina.
Y si los necesitas reponer, es una buena idea reemplazar los hisopos de palito plástico (para los usos correctos) por alternativas con palito de cartón o madera, que después pueden compostarse.

Otra alternativa es tener un “único/último hisopo para el resto de tu vida“. La propuesta de @lastswab es un hisopo hecho de silicona y pensado para durar años, hay una versión para limpieza general y una para retoque de maquillaje. Teniendo diferentes colores para que cada miembro de la familia pueda identificar el suyo. Por ahora está recién saliendo a la venta en USA, pero si te interesa y vas a viajar lo podes comprar por su web.

https://www.instagram.com/p/BwR-oTUho0-/

La foto de portada ilustra perfectamente a los “inocentes” hisopos como un residuo peligroso para la fauna y totalmente innecesario: Un caballito de mar aferrado a un hisopo, un objeto que no tiene nada que hacer en el océano, pero ahí está está, producto de esta relación tóxica que tenemos con el plástico y el descarte. La dejo para pensar.

¿Sabías que los hisopos no se usaban para los oídos? ¿Los usabas con frecuencia? ¿Qué otra alternativa elegís?

One Reply to “No necesitamos hisopos -ni nada- para limpiar nuestros oídos”

  1. Me gusta lo que estás haciendo Dafna. Es un trabajo ejemplarizante. Es de una necesidad para la sobrevivencia de nuestra especie y la del planeta. Si todos hiciéramos la quinta parte de lo que hacés, habría esperanza…

    Yo he trabajado, con mi esposa (QEPD) y un equipo de colegas del CESADE como pioneros en la promoción del desarrollo local sostenible en el trópico seco…

    ¡Sigue adelante, marcando el camino!

    Allan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.