Plásticos biodegradables ¿La solución para la crisis plástica?

¿El plástico biodegradable es la solución? ¿Cómo reinventar el plástico?
Cuando entendemos el problema del plástico como material eterno empezamos a buscar alternativas menos duraderas. Aunque lo mejor siempre será algo que podamos #reutilizar, probablemente sea imposible deshacernos del todo de los objetos de “un sólo uso”, entonces surgen como salvadoras las alternativas de plástico “biodegradables” y los “bioplásticos” ¿Qué son? ¿Son realmente una solución?

Empecemos por entender que algo que diga ser “biodegradable” no está realmente diciendo nada. Biodegradable es todo lo que por un proceso biológico se vuelva a convertir en carbono, hidrógeno, oxígeno. El plástico común ES biodegradable… ¡Sí! En 100, 400, 800 años ¿¡Quién sabe!? eventualmente se va a biodegradar. Es un pequeño detalle entender “en cuánto tiempo” lo hará. Atención al factor *tiempo* que es la clave de todo.

¿Cuántos días, semanas, meses, años o siglos va a tardar en biodegradarse?

Los primeros plásticos “degradables” que surgieron son los llamados “oxo-degradables”, derivados del petróleo y no “bio”degradables: tenían un aditivo para descomponerse más rápido, pero no se degradaba por acción biológica, sólo se fragmentaba en partículas más pequeñas más rápido. El resultado era llegar a los famosos #microplasticos en menos tiempo, pero los microplásticos no se van a biodegradar en siglos. Son básicamente un engaño, de ninguna forma son una solución.

Están por otro lado aquellos certificados “biodegradable” o “compostable”, que lo que hacen es especificar en cuánto tiempo va a degradarse. En vez de cientos de años del plástico tradicional, hablamos de que van a tardar entre unos meses y hasta 2 años en biodegradarse casi por completo (90%) pero la letra chica son las condiciones: la mayoría sólo lo harán en una planta de compost industrial, como una fábrica que hace un compost gigante.

Compost industrial. Infraestructura para la gestión de residuos urbanos compostables.

Acá entramos en un segundo nivel de complejidad. A diferencia del compost que hacemos en casa, el industrial es mucho más masivo y controla temperatura, humedad y oxigenación. Algunos plásticos sólo van a biodegradarse en esas condiciones específicas, pero en el compost de casa, en el relleno sanitario, en el bosque o en el mar son un plástico más del montón.
La certificación de “Compostable doméstico” es más específica y es la única que podríamos, en teoría, compostar en casa. En este punto es importante recordar que por ahora, quienes hacemos compost en casa somos una minoría, por lo que es poco probable que terminen compostados.

Diferentes certificaciones de “compostabilidad”
Ver la diferencia sutil entre: OK compost HOME vs. OK compost (industrial)

¿Tenemos una planta de compost industrial en nuestra ciudad? Probablemente no, entonces ese plástico llegará al relleno sanitario y seguirá el mismo curso que los residuos orgánicos: generar metano. ¿Es la solución?

Incluso los compost industriales que empezaron a incorporar plásticos compostables encontraron dificultades porque pueden procesarlos sólo en una pequeña proporción.

Podríamos reclamar entonces que nuestro municipio implemente un compost industrial, además así podemos tratar los residuos orgánicos. Eso es deseable y está muy bueno. Pero pensemos en cómo deberíamos separar nuestros residuos entonces:
los plásticos comunes hay que separarlos de los orgánicos, esos van a reciclables, pero los compostables (que se ven iguales a los comunes), van con los restos orgánicos al compost… y recordemos que todavía son muchísimas las personas que no separan su basura. ¿Cómo se ven explicando esta complejidad? Los plásticos comunes van a terminar en el compost, los compostables van a llegar al reciclado pero no van a poderse reciclar… caos total.

Por otro lado, ¿Cómo se comporta ese plástico si llega al mar o un bosque? También es algo que hay que preguntarnos, y no todos lo especifican, menos cuando llegan a nuestras manos.

La complejidad de los bioplásticos y los plásticos biodegradables es muy grande, y la conclusión es que aunque pueden ser preferibles en cierto aspecto, a menos que reduzcamos drásticamente nuestros hábitos de consumo y descarte, no son una solución viable al problema que enfrentamos.

¿Qué opinas de los plásticos biodegradables con esta información? ¿Cuál te parece que debería ser el futuro del desarrollo de los plásticos?

6 Replies to “Plásticos biodegradables ¿La solución para la crisis plástica?

  1. Estoy justo haciendo una ecobotella y este fin de semana la cantidad de cosas que surgieron para ponerle adentro me asombró. Por otro lado, me llegó un pedido de Arredo en bolsas plásticas biodegradables y no sé si las puedo sumar a la ecobotella o no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *