Salud dental sustentable: alternativas más ecológicas y con menos residuos

Veamos un repaso de las alternativas que hay disponibles hoy en el mercado para probar, emepzar a cambiar algunos pre-conceptos que nos dejó la publicidad de cepillos y pastas, y repensar un poco los hábitos de higiene dental.

Pero antes que nada, las recomendaciones profesionales de la salud: hacen mucho énfasis en que lo más importante siempre es una correcta técnica de cepillado, con tiempo y cariño (consultá con tu odontólogo cómo!).

Es mejor una cabeza chica que pueda llegar a todos los rincones y cerdas siempre suaves.

En general, las pastas NO son esenciales y la cantidad a usar por cepillado es mínima, del tamaño de una lenteja. Podemos cepillarnos sólo con agua y va a estar bien.

La publicidad y la oferta comercial nos lleva a otras prácticas. Las cerdas medias o duras y ponerle mucha pasta con sabor a menta no son buenas, pero nos brindan una sensación de limpieza rápida, efectiva y aliento fresco instantáneo. Como siempre, lo rápido y cómodo, no siempre es lo mejor.

El cepillo de dientes

En cuanto a los cepillos, mientras esperamos que lleguen cepillos de plástico reciclados, reciclables y con cabezal intercambiable, que serían LA mejor alternativa (hola @dooptoothbrush te estamos esperando), por ahora tenemos dos opciones interesantes: los cepillos de bambú 🎋🇨🇳, o los locales de plástico reciclado.

Animated GIF - Find & Share on GIPHY
Doop es un proyecto de cepillos de plástico reciclado, material reciclable y cabezales intercambiables

No hay tanta variedad como en la góndola de cepillos, pero recordemos que sólo necesitamos que sean suaves. Ahora también hay cepillos de bambú con cerdas “slim soft” para quienes necesitamos aún más suavidad. Y si por algún motivo vamos a optar por otro cepillo de plástico, prioricemos los que son monomaterial (de un sólo material, sin gomas ni nada).

Cuándo cambiar el cepillo es otro tema controvertido. Se dice 3 meses, pero muchos odontólogos comparten que es una exageración. Se puede extender su uso mientras las cerdas estén sanas (no abiertas), y también se puede desinfectar cada tanto sumergiendolo en una mezcla de agua y vinagre de alcohol (50/50), dato que comparte el dentista Romualdo, Un dentista en YouTube.


¿QUÉ HACER CUANDO SE TERMINA? ¿DÓNDE TIRARLO?

Los cepillos completos sean de bambú o plástico, siempre mejor reutilizarlos y extender su vida útil antes de pensar en la disposición final, pero llegado el momento ¿Cómo descartar el cepillo de dientes correctamente?:

  • Si es de bambú, sacarle las cerdas con una pinza, el mango al compost o enterrado. Ojo, no desaparecen rápido pero lo harán en meses ¡Nunca a la basura!.
  • Si es de plástico y ya lo jubilaste varias veces para limpiar cosas de la casa, va bien en la botella de amor para ser reciclados, o se lo podes entregar a algún artista para hacer upcycling.

¿CÓMO EXTENDER LA VIDA ÚTIL DEL CEPILLO DE DIENTES?

Para que duren más los cepillos de bambú es importante resaltar que no puede quedar goteando en el vaso, porque se va a humedecer y le pueden crecer hongos. Podemos apoyarlo en el borde del vaso, con las cerdas hacia abajo, o buscar accesorios para colgarlos o tacos con drenaje para apoyarlos. Muchos emprendimientos hacen estos accesorios en madera.

¿Qué alternativas al cepillo de dientes hay en el mercado 🇦🇷?

Muchas tiendas de distribución de productos naturales, de cosmética artesanal o productos sin plástico tienen para vender cepillos de bambú. Otros, como los de plástico reciclado, podes encontrarlos en varios supermercados o farmacias. Acá dejo las marcas que conozco:

  • Cepillos de bambú 🇨🇳 en 🇦🇷: Meraki, La huella, GoBlue, WholeGreen, Biotránsito, Colgate
  • Cepillos de bambú 🇨🇳 en 🇦🇷 con cerdas “slim soft”: La huella, WholeGreen, Biotránsito, Colgate
  • Cepillos de plástico reciclado 🇦🇷: Cepillos 2 Life, Conciencia, BucalTac GreenLine
Nota aparte sobre los cepillos eléctricos. Si bien parecen ser muy efectivos a la hora de limpiar y ahorrar agua, y tienen cabezales removibles, también son los que tienen una huella ecológica mayor. 

La pasta de dientes

La pasta es un tema. Vale recordar que la pasta en la mayoría de los casos no es importante para el cepillado, y las comerciales son muchas y diferentes pero es puro marketing. De hecho, la imagen del cepillo de dientes con pasta de punta a punta es una forma de manipularnos para usar mucha cantidad. Hay que usar muy poquita pasta (y así dura mucho más).

Ahora, hay algunas alternativas “zero waste” que vienen en frasco de vidrio, reutilizable, o en gel, y hay muchas recetas caseras para hacer con aceite de coco, arcilla, bicarbonato, carbon activado. Personalmente, por recomendación médica uso una ‘especial’ y la verdad no me animo a cambiarla.

Seguridad, eficacia y evidencia

Las fórmulas caseras o artesanales suelen estar basadas en bicarbonato o arcilla, y no tener flúor (como algo bueno), pero con todo lo que leí sobre los supuestos beneficios o riesgos de estas fórmulas me quedo un poco confundida. Hay quienes juran por el bicarbonato para blanquear los dientes, pero los odontologos no lo recomiendan.

Otros dicen que el bicarbonato es muy abrasivo y daña el esmalte si se usa de forma casera y continua, aunque es un ingrediente con muchos beneficios para la salud dental, poco abrasivo en sí mismo y muy utilizado en algunas pastas dentales comerciales. Sucede que al hacerlo de forma casera es más difícil controlar las proporciones para que sea seguro, y la mayoría de los profesionales no lo recomienda (al menos todos los que consulté yo).

Algunos dicen que la arcilla blanca es genial, otros que es malísima; otros dicen que cada tanto está bien, pero no todos los días, porque erosiona el esmalte. Después están los que dicen que el fluor en la pasta es necesario, y un debate enorme que plantea que el fluor es lo peor. Aaaaahhhh. Siendo que hoy no hay un consenso tan claro sobre las fórmulas caseras, y considerando mi condición particular, yo personalmente no me siento tranquila usando (ni recomendando) ninguna de esas alternativas como única pasta.

Ojo, no estoy diciendo que las pastas caseras sean todas en sí mismas malas ni peligrosas, hay opiniones encontradas y se encuentra evidencia para respaldar cada postura. Digo que a mi no me terminan de convencer, y no las puedo recomendar, y que cada uno deberá hacer su investigación y experiencia (y no confiar en mi como palabra autorizada de nada, soy una simple mortal con miedo de que se me caigan los dientes). No olvidemos que partimos de la base que la pasta no es necesaria, y que el trabajo importante lo hacemos con el cepillado.

Me parece que cuando escuchamos diferentes visiones es un poco más complejo que cuando escuchamos sólo una campana. Es fácil tomar una decisión cuando decidimos desacreditar por completo los productos naturales, o la ciencia. Ahí la elección está dada, vamos a usar una pasta comercial sin pensarlo o hacer la primera receta de pasta casera que nos cruzamos sin investigar más y ya. También es cierto que en general las cosas alternativas siempre reciben mucha resistencia de la ‘ciencia hegemónica’ cuando no está muy estudiado, o prefieren evitarlo porque hay un amplio margen de error si no se hace correctamente.

Otras opciones con menos residuo y también artesanales, son las pastas compactas en pastillas monodosis. Se usa una por lavado, se mastican para generar espuma y con eso nos lavamos. Todavía no las probé pero espero hacerlo pronto. También hay algunas pastas comerciales pero con ingrediente más “naturales” en pomo de aluminio, que es más reciclable que el plástico.

Por ahora sigo usando una pasta especial en pomo plástico, pero me aseguro de usar muy poca cantidad, por lo que me dura mucho tiempo, exprimir al máximo el pomo para poder sacarle todo su contenido, y lo abro cuando se termina para seguir escarbando lo que queda.

Fotos de seguidoras haciendo durar sus pastas

¿Qué hacer cuando se termina? ¿Dónde tirarlo?

Si usas pomo plástico, no se puede reciclar en el circuito tradicional, pero puede ir a la botella de amor. Si el pomo de tu pasta es de aluminio, podes incluírlo con otros metales, y va a reciclarse en el circuito de reciclaje domiciliario.



Hilo dental, interdentales y alternativas

Otra parte importante de la salud oral es el hilo dental. Todos los que hoy se consiguen en supermercados o farmacias son de plástico y fabricados en el exterior. Rpimero empezaron a hacerse hilos dentales de seda (no vegano) en un envase de vidrio reutilizable, pero no vi que se consigan acá. Ahora al país llegaron también unos de bambú, hechos en 🇨🇳.

Algunas personas, como yo, además del hilo dental, necesitamos usar bastones interdentales. En este campo también hay muchísima variedad en góndola, y la mayoría son bastones grandes y enteros, que según recomendación de la marca, tienen que descartarse aproximadamente cada semana. Por suerte hay algunos modelos que sólo venden la escoba intercambiable con un mango plástico muy duradero. El residuo es mínimo y luego va al ecoladrillo. Personalmente lo uso más tiempo del indicado, pero de nuevo, no es un consejo médico.

Un complemento para la limpieza dental que inicialmente pensaba que era un reemplazo del hilo dental, pero no lo es tanto, son los irrigadores de agua o duchas bucales, en inglés “Water flosser”. Es un aparatito que tira agua a presión y ayuda a limpiar y masajear las encías. Tampoco es algo necesario.


Enjuague bucal

Nunca fui de usar enjuague bucal de chica. En algún momento caí tentada ante una oferta 2×1 de la famosa marca y lo usé mientras duraron esos envases (que hoy uso para poner el repuesto del jabón del lavarropas). Una vez después compré un enjuague bucal natural a base de llantén, que venía en una hermosa botella de vidrio, pero no volví a encontrar ese emprendimiento.

Lo que conocí gracias a YouTube, es el enjuague bucal de bicarbonato de socio que recomienda un dentista en youtube, en este video.

Bicarbonato en una botellita para mezclar con agua. El mejor enjuague bucal que probé fue de base botánica, pero no lo encuentro más.

Estas son algunas de las alternativas que voy barajando para tener una higiene dental más sustentable, aunque sea un poco. ¿Qué otras opciones conoces?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *